Perfil de Roy

PERFIL HUMANO DE ROY KHALIDBAHN

 Los medios desdibujaron el perfil de Roy. Por un simple acto de justicia, hicimos una encuesta entre algunos Ningunistas pidiendo que nos dejaran por escrito algún recuerdo puntual de él, y que respondieran si creían que Rodrigo era depresivo, tal como sostuvo uno de sus depredadores. Aqui se pueden sumar comentarios (principalmente anécdotas) que permitirán a aquellos que no lo conocieron, ir reconociendo al creador del Ningunismo. Si deseas participar, por favor, envia tu experiencia a info@ningunismo.org.ar
Gracias por tu colaboración. 

0.
PARA MI HIJO- DESDE SU OBRA

R esistente al presente de una juventud vacía de contenido
O rientador de un cambio de base
Y acimiento inagotable de propuestas de un nuevo orden.

K arma hermético e investigativo
H umano magnético
A vido de conocimiento profundo
L ibre de espíritu
I nsurrecto mensajero
D esafiante de la realidad que confunde
B enefactor de necesitados
H acedor de una generación que despierte y pueda
A jeno al mundo de las formas
N ingunismo  (su Tesis)

2  número regido por la Luna, representativa del Yo Siento
22  número de la escuela de Vida, Maestría con la Humanidad
222 (6) número del Amor, trasnmutador de incertidumbre en Esperanza.

            Un ser Alquimista, con Presencia y Mensaje eterno

        Papi (Adrián Sierra)

PARA MI HIJO- DESDE SU ESENCIA

R ebelde con cara de niño
O bstinado con ojos de miel
D emostrativo sin complacencias
R espetuoso y Creativo
I  ncansable idealista
G enerador perpetuo
O rganizador de grupos de cambio

M ágico y mental
A gudo y directo
R eferente absoluto
T ransmisor de amor
I  nteligente e irreverente
N utriente de ideas

S alvador de almitas desorientadas
I  nmensurablemente humano y confiable
E spiritualmente puro y estudiante sobresaliente
R eflexivo incansable
R eactivo al orden lógico
A sí fuiste, sos y serás.

   Siempre y cada día más
   En mi, para toda la vida.

       Papá (Adrián Sierra)

1.
Me parecía una de no demasiadas personas que demostraban constantemente las ganas de vivir y continuar la experiencia de la vida.
Recuerdo una charla en un café donde dimos vuelta alrededor de muchos tópicos de manera espléndida, dándonos cuenta que estábamos en una sintonía bastante similar. Aun habiéndonos cruzado a lo largo de varios, diferentes, momentos, aquella fue la primera vez en que realmente charlamos directamente.
Alejandro.

2.
Recuerdo una noche, luego de una reunión, en que caminábamos por Almagro, muy tranquilos y nos reíamos mucho de la amplitud de nuestras discusiones, pues estuvimos conversando casi una hora la razón de que todas nuestras novias tuvieran el pelo negro. Y claro, mi novia en ese momento era rubia, entonces la charla se desvió a la desestructuración lograda a través de una cabellera.
Por otro lado, en otro contexto, en un bar del microcentro, estuvimos hablando mucho sobre la posibilidad de formar un proyecto de trabajo paralelo al NI que desarrollara las mismas herramientas, pero a través de arte, ya que dijimos que el arte era, sin importar lo que se hiciera, una expresión por completo verdadera. Recuerdo bien el calor que alcanzaban esas charlas cuando se hablaba sobre la falta de libertad, de felicidad y de acción en la gente.
Creo que siempre, conversando desde los más nimio hasta algo profundo e importante para ambos, la imagen que quedaba de él en mi mente era esa, la de acción y ayuda, el compañerismo.
Guardo buen recuerdo de esas dos ocasiones.
Alvaro

3.
Desde el 17 de diciembre no hay un día que no dejen de pasar por mi cabeza miles de momentos que tuve con Roy, momentos en los que nos ayudamos, nos divertimos, nos cuestionamos cosas, nos desafiamos, etc… Pienso siempre en cuanto admiré sus fuertes convicciones, más allá de estar o no de acuerdo con lo que plantearan; pienso en como me ayudo empezar a ver desde otros cristales, maravillándome de las pequeñas cosas que nos pasan, poniéndole sentido a la existencia, acabando con la rutina porque la vida es digna de vivirla a pleno… y les digo entonces, por si no queda claro con mis palabras que si hay algo que aprendí compartiendo con él, fue justamente la “alegría de vivir”, que no significa estar siempre riendo ni saltando en una pata, sino disfrutando y VIVIENDO EN MAYÚSCULAS cada momento.
Como experiencia… no se cual sería las más adecuada para dejar acá… pero creo que una de las que más marcada tengo, fue el día (a poco de conocernos) que nos dimos cuenta que éramos tan parecidos hablando de las exigencias personales. Recuerdo haber estado ahí en la mesa del comedor, tomando sprite… y que nos empezamos a reir mucho de todas las cosas locas que reflejábamos el uno en el otro, de como ver mismas actitudes en el otro las hacía parecer tan ridículamente idiotas. Y ese día dimos gracias por habernos conocido, porque se nos permitió encontrar un “espejo” en el mundo.
Luciana

4.
Definitivamente creo que Roy no era una persona depresiva, aunque aún y para siempre me van a quedar las dudas de si realmente no sabía cual era su  destino.
Que puedo contarles que no sepan, no guardo de él un recuerdo  especifico, si puedo decirles que era un hombre dulce y cuidadoso con lo que le interesaba, mas que un caballero…
A esta altura y por cosas que lamentablemente tuve que escuchar les cuento  que Roy no era un drogadicto, ni un brujo, no era explorador nocturno, ni  un boy scout…. Sólo me queda creer que era una persona con muchos proyectos, con sueños y con ansias de vida; y que fueron estas ansias las misma que le robaron la vida, fue su curiosidad por la vida… por sentirse vivo… lo que hoy puedo creer que lo mató.
Les pido que se cuiden mucho chicos a todos y no sólo porque de alguna manera los aprecio sino porque son jóvenes y todos merecemos el hermoso don de la vida.
Eugenia

5.
- ¿Roy te parecía depresivo?
En absoluto. Por el contrario, gran parte de sus teorías y su accionar se basaban en combatir este mal, tan común en la actualidad y que tanto afecta a millones de individuos. En contraposición a esto, Roy propuso un cambio, una alternativa más sana (a pesar de la ironía de quienes pretendan sustentar la escasez de argumentos coherentes con la tragedia acontecida) a la autoevasión, así como al consumismo compulsivo al cual se nos empuja, a los jóvenes, como ganado sin voluntad. Esta filosofía, movimiento cultural, grupo de gente con mucho tiempo libre o como prefieran denominarlo, se nutre de tantas otras ideas, aportadas por quienes se fueron sumando al proyecto en cuestión. Cada uno, a su manera y sin compromiso alguno, aceptó la invitación a intentar comprender y cambiar los factores que limitan su libre albedrío. No esta siendo objetivo, por lo tanto, quien ve matices de autodestrucción en la insurrección -bandera, si tuviera alguna, del ningunismo.- La misma tesis ningunista, una tesis expuesta en el sitio de internet, que pretende resumir las ideas de Khalidbahn respecto del proyecto, hace mención a esto. Y cito: “No crímenes contra los cuerpos, ni contra uno mismo o contra otros; sino contra el único sistema al cual tiene sentido atacar: el sistema nervioso humano y lo en él inculcado, mediatizado y regurgitado”.
La compresión de los factores condicionantes, sociales e individuales, de indiferente índole; científicos,  filosóficos, mercantiles, mediáticos, mitológicos, etc. sumados al hecho de no verse condicionados por una determinada corriente cultural, la elección de tomar conciencia de nuestra existencia, del ambiente en que existimos y de la responsabilidad para con las consecuencias de nuestros actos, la posibilidad de compartir ideales y experiencias con personas que, como uno, también intentan hacer de la existencia algo mas digno e interesante, todo aquello es también un reflejo de la compleja, sensible y en efecto activa personalidad de Rodrigo, como le dicen.

A menudo Roy me daba la impresión de ser un alma quijotesca, un sincero amante de la vida, alguien que se aferraría a ella en contra de cualquier pronostico. Era comun leer esto entre lineas, e incluso literalmente al escucharlo hablar, tanto en el trato casual como durante los seminarios que ocasionalmente dictaba. Se refería a la insurrección con matices de esfuerzo, de labor de parto, dejando en claro que ningún cambio substancial se produce mágicamente. Y, sin embargo, creía en la magia. Magia como sinónimo de sorpresa, de impredictibilidad, de la naturaleza de una vida que a menudo pasamos por alto, aferrándonos con desmedida tenacidad a ideologías ajenas, sino impuestas por un sistema primitivo, salvaje y totalitario basado en el avasallamiento de la libertad intelectual en pos de una seguridad ilusoria.

Lo acontecido fue un espantoso accidente… aunque supongo que es mas rentable, para algunos, llamarlo de cualquier otra forma.

Puedo contar una experiencia que tuve con Bob, otro de los jóvenes fallecidos aquella noche. Nos pasamos unas cuantas horas debatiendo la existencia de individuos similares a nosotros, es decir, nacidos al mismo momento y a una distancia aproximada de nuestras respectivas cunas. Llegamos a la conclusión de que sería sumamente divertido conocer a estas personas… aventurándonos a adivinar que porcentaje de influencia externa podría revelar un estudio apropiado. Luego abandonamos el café Tortoni, adonde nos encontrábamos junto a otros individuos que habían optado por acompañarnos en aquella ocasión, y concluimos la velada replanteándonos, entre conocidos y curiosos, el rumbo que nos parecía apropiado darle al Ningunismo. Roy había objetado, en aquella ocasión, su rol de líder en el grupo, argumentando lo absurdo de que un movimiento que se autodenomina autárquico y en pos del individuo, se encuentre minado por un orden jerárquico.
Gaby

6.
Hay cosas que mas allá de las circunstancias me parecen  constantes en Roy,  por empezar, resultaba un tipo bien decidido a no estancarse, y digo bien decidido porque hasta adonde pude ver y ser testigo lo encontré siempre centrado en una muy sensata amabilidad.  Una experiencia puntual, caminando por el centro, a buena marcha pero sin apuro, como si los pies se movieran por su cuenta, socializando en grupo, éramos como veinte hablando de psicogeografía, una vivencia peripatética para la cual la nueva roma se
muestra indiferente desde su rutina.
Nicolas

7.
Mis recuerdos de Rodrigo son muchos, largos y queridos, Pasamos juntos por muchas etapas, Recuerdo particularmente, después de pasar todo el día con él, Diego y Gustavo, yendo a una plaza, tirados y hablando hasta altas horas de todos los temas imaginables, desde filosofía a música de todos los tipos.
Rodrigo siempre fue  un icono del inconformismo, siempre fue como diría Platón de Sócrates, un tábano, que quería despertar el potencial de la gente. Pero jamás intentó imponer sus creencias, sólo trataba de vivir perfectamente en un mundo imperfecto, rodeado de la apatía de un mundo al que simplemente no le importaba, siguió, persistió y jamás cejo en su  intento de despertarnos a todos, de hacernos ver nuestra jaula autoimpuesta y de notar que en realidad su puerta, siempre estuvo abierta.
Andres

8.
Hace un tiempo, un día comiendo helado me dijo que sabía que yo hacía artes marciales por que lo había leído en mi blog. Yo tengo esta tendencia a nunca tener tiempo para nada, por eso ésa fue la última vez que nos juntamos a charlar, aunque habíamos quedado en ir a hacer el ridículo en una placita intentando aprender a usar nunchakus.
Ahora es un poco tarde para hacer cualquier cosa, incluso para escribirle acá que, aunque no éramos amigos, fue una de las mejores personas que conocí en mi vida. Y si hay algo peor que ver a muchos de mis amigos/conocidos hechos mierda, es darse cuenta que todo lo que das por sentado se te puede ir en un segundo.
El darse cuenta de esto en cualquier otro momento hubiese sido algo muy positivo. El darse cuenta ahora, sabiendo que nunca más vas a tener la posibilidad de compartir un café con alguien, mirar películas ‘poco conseguibles’ y charlar de cosas siempre interesantes, es terrible.
Jimena

9.
- ¿Roy te parecía depresivo?
No al contrario era una de las pocas personas ke amaba la vida y la vivía al máximo.
En su cumpleaños del 2006 hable machísimo con el recuerdo que hablamos de un sitio ke tenia el con sus amigos que se llamaba algo de derivar , que era gente ke se ponía a caminar y perderse así encontraba lugares rarisimos en Bs. As.
Lucila

10.
Bueno, la verdad es que no concordaba con muchos métodos usados por el grupo, pero respeto que se hayan puesto a intentar cambiar algo, y si bien el ningunismo o la tesis para mi visión personal  retenían intenciones
honorables que comparto y encuentro agradable encontrar personas con esas mismas intenciones, los modos generales no los compartí. Mas allá de las diferencias de pensamiento, lo respete y supongo que no llegue a conocerlo lo suficiente como para entender el porque de esos métodos.
Ruth

11.
- ¿Roy te parecía depresivo?
No. Era una persona con mucha conciencia social, luchador y optimista. Su actitud de amor hacia la vida y su generosidad no se condicen con los rumores que gente ignorante lamentablemente y bastante cruel se encargan de desparramar. Yo creo en la libertad de expresión, pero aborrezco el libertinaje. A informarse gente.

A Roy lo conocí en el año 1999, ambos teníamos diecinueve años y soñábamos juntos con conservar para siempre ese tesoro que es la inocencia, la pureza y la libertad. Una vez, después de mucho tiempo de no verlo me contacte con él, por varias razones me encontraba muy deprimida, él me dio unos ejercicios para que yo haga que me ayudarian a estar mejor. Estos ejercicios consistian en plantar algo y verlo crecer, darle amor y cuidarlo. Tomar conciencia de las acciones automaticas que hacen que uno automatice la vida, me dijo, por ejemplo, que antes de tocar el timbre de mi casa, cada vez que lo hiciera pensara un color o dijera una palabra, pero q este conciente de ese acto q para mi era automatico. Eran cosas simples pero que me ayudaron. Estoy agradecida de haber sido su amiga querida.
Maria Soledad

12.
Tuve el placer de conocer a Roy y a Bob. No tenia tendencia a deprimirse , mucho menos era depresivo. Lo vi ayudarme en momentos en los que no estaba bien.
Volviamos de la playa Miramar en Enero 2004. Me dijo que nunca perdiera la expresión de mis ojos. Que el reflejo del espejo siempre me iba a mostrar autentica conmigo. Lo hago todos los días. No obtuvo nada a cambio. Lo hizo por el hecho de ayudarme a ver.
Aprovecho para mandar un abrazo a todos los que alguna vez mire con esos  ojos.
Saludos
Debora

13.
No puedo decir que conocía a Roy, sólo lo vi un par de veces en reuniones donde también había otra gente, pero me pareció que era lo suficientemente inteligente como para darse cuenta de que si se inmolase pasaría lo que pasó efectivamente, aunque más grave todavía: muchas noticias equivocadas, opiniones de quienes no conocen ni entienden, tergiversaciones y, lo que me imagino más doloroso para él, centenares de definiciones de aquello que él se negaba a definir.
No es raro, cada vez que leo en alguna revista o diario masivo “explicaciones” sobre algún tema que conozco encuentro montones de errores gravísimos, simplificaciones ridículas y una completa falta de interés por
hacer un mínimo de investigación o verificación de las fuentes.
Mariano

14.
Salud!
Me parece ridículo sugerir que Roy era un tipo depresivo. Era una de las personas con mayor empuje que he conocido en mi vida. Y lo que es más complicado: aplicaba ese empuje en un prácticamente constante estado
de “trabajo” vinculado con la atención y la conciencia, con el “mantenerse despabilado” en todo lo que uno pudiese reconocer. Digo esto porque puede estar lleno de tipos con “empuje” en cosas más básicas, incluso algunos casos casi maníacos con hiperactividad por sí misma. No era este, obviamente, el caso de Roy. Por si sirve de algo la referencia, estoy a punto de recibirme de psicólogo, y no puedo imaginar nada más distante de la realidad que sugerir que Roy era depresivo.

Por distintas razones, nos vimos personalmente varias veces en los días anteriores a su muerte, y todo lo contrario, lo vi y sentí más tranquilo (probablemente por haberse distanciado de la empresa en la que trabajaba, situación que lo presionaba bastante, y que sin embargo, él tomaba como “entrenamiento”, aprovechando esta situación todo lo posible, como lo hacía con todo), mucho “mejor” en todo sentido.
De hecho estuve con él el mismo día en que fue a la expedición mortal, y lo vi totalmente entusiasmado con varios proyectos para el futuro distante y cercano. Intentamos planear ese mismo día cruzarnos en algún punto de mis vacaciones en el noroeste argentino, que tomo este mes de enero de 2007, y de hecho no pudimos acordar esto pues me comentó de un “entrenamiento ningunista” que se realizaría en enero en Miramar (su ciudad preferida). Es ridículo pensar en un suicidio. Como dije, estuve mucho con él en los últimos días y estaba muy bien en todo sentido, y lleno de planes. Además no puedo imaginarme nada más ridículo que la idea de que Roy se suicidara llevándose consigo a 3 personas. Otro proyecto que estábamos iniciando estaba vinculado a la traducción (trabajo actualmente como traductor) de material vinculado al trabajo con la conciencia; en ningún momento puede haber habido algo más remoto que un elemento suicida en Roy.

No hacía mucho que nos conocíamos, e ibamos conociéndonos y acercándonos lentamente. Pero puedo mencionar la presentación de la película “Maybe Logic” sobre la vida del escritor Robert Anton Wilson, que yo traduje. Ambos participamos en esta presentación, realizada en la librería Indice Mármol el 21 de octubre de 2006, en la que Roy me ayudó mucho a iniciar la presentación de la misma y luego a abrir las discusiones con los que asistieron. Como siempre, me pareció dispuesto a ayudarme en lo personal, en mis dificultades para arrancar con las presentaciones, y a todo lo que implique algún tipo de ayuda al “despabilamiento” general. Luego el 13 de diciembre, la misma semana de su muerte, también estuvo en otra presentación de la misma película, pero aquí ya no como presentador, y se alegró mucho cuando pude hacer toda una presentación yo solo. Un gran amigo y compañero, alguien a quien sentiré hermano de corazón a un nivel indescriptible.
Espero que sirva para ayudar a limpiar el recuerdo de Roy.
Martín

15.
Roy tenía un marcado instinto de autosuperación y autocrítica que lo llevaba al constante replanteo, pero no con afán destructivo sino creativo y hasta jovial.
No puedo imaginar alguien con menos tendencia suicida que él. El supuesto, sin ánimos de ofender, me parece ridículo, y estoy dispuesto a unificar criterios con quien opine lo contrario.
No se me ocurre nada muy épico, la mayoría de las veces que estuve con él charlamos sobre filosofía en general, ontología, mayéutica, mitología, el sinsentido del mundo de hoy, el sentido, la sensación de que podemos hacer algo extraordinario de nuestras vidas, o al menos divertido. En vez de tener una única gran experiencia, creo que en mi caso fue dándose segregadamente.
Esteban

16.
Roy, cursando en la facultad, eligió una materia de fotografía, no hacía mucho que nos habíamos conocido en una reunión, y pasamos horas en el living de su casa estudiando, antes de un examen (parcial o final no recuerdo la época del año).
Estefanía

17.
Si un tipo con una alegría “sana”  y “contagiosa”. Por lo poco y creo suficiente que conocí de él, tengo la impresión de que amaba la vida.
Realizamos un homenaje a un escritor que nos gustaba. Robert Anton Wilson.
Irene.

18.
Roy no era depresivo. Inclusive cuando pasó por problemas personales, nunca se acobardó, ni respondió de manera depresiva. Roy era una de las personas más a favor de vivir la vida (por decirlo de alguna manera) que conozco. Además tenia muchísimos proyectos a futuro y mucha confianza en su capacidad de llevarlos a cabo, por lo que el suicidio nunca hubiera sido una opción.

- Contanos una experiencia que hayas tenido con Roy
Tengo muchas. La que más me quedó grabada fue la que en Miramar a principios del año pasado nos pusimos a charlar en un peñón a la noche, al  lado del mar y nos pusimos a hablar de todo lo que habíamos compartido, lo mucho que habíamos crecido, lo que habíamos cambiado en los últimos años y que nuestros nietos no nos iban a creer cuando les contáramos  que habíamos intentado salvar al mundo.
Diego

19.
Tenía más ganas que vivir que muchos. Nada mas lejos del suicidio.-
Fui a ver Hell Boy al Cine con el y sus amigos, y también fue a mi casa, una excelente persona, educada y con muchos conocimientos.
Facundo

20.
- ¿Roy te parecía depresivo?
En ningún momento. Por el contrario, siempre era lo mas pilas posibles, y si había algún problema de determinada índole, siempre estaba peleando para salir adelante. Tenia millones de proyectos por delante.

- Contanos una experiencia que hayas tenido con Roy.
No se si tengo UNA para contar. Pero se que me ayudo MUCHISIMO en mi vida, me saco inclusive de un pozo re jodido de mas pendejo, y me enseño millones de cosas. A pesar de estar distanciados por problemas varios, siempre lo tuve como una de las personas mas importantes.
Bruno

21.
No me parecía un pibe depresivo.
Hacia muy poco habíamos quedado en encontrarnos y me iba a contar un poco unas ideas que tenia para el año 2007.
Le hice muchas entrevistas para mi facultad en diferentes materias. Siempre me interesó hacer algo con el ningunismo. No quería publicar cualquier cosa, cada charla que tenia con Roy me interesaba más y más en el tema a tal punto que sentía que nunca podía terminar la nota.  El punto es que cada encuentro con Roy era buena onda. Me llamaba la atención porque era un chabon que se interesaba en lo que le decías. No te trataba como un loco o como cualquier amigo al que le decís… paraaa deja de joder..  no no. El chabon era un copado. Tenia la mejor onda con el y aunque no nos veíamos tan seguido, hablábamos por mail y msn de gmail.. habíamos quedado en vernos.. para charlar un poco. En fin.. eso.
Gaston

22.
César no era depresivo. Soy médico y esto es fácil de ver, aún habiéndolo visto poco en este año que pasó. La idea de que se haya suicidado me resulta ridícula.
Sebastián

23.
Depresivo?
Roy era el optimismo en pasta, al punto de no perder la fe en la humanidad!
Con la forma en la que amaba la vida… Inclusive teníamos proyectos a realizar este año, y en mi ultima comunicación con él, me confirmó la emoción que sentía por los planes que íbamos a llevar a cabo.
Roy me mostró, en media hora, como salir de la depresión en la que me tenia mi rutina y mi trabajo. En una sesión de chat corta, me reanimó, re-despertó mi sentimiento de magia en la vida, me hizo ver otra vez los colores vivos de la infancia.
Juan Carlos

24.
Hola. Creo que casi todas estas respuestas las respondí en el artículo que escribimos junto con Sebastián Zurutuza en: http://www.lafarium.150m.com/todos-nadie.htm
Saludos!
Diego.-

25.
De más está decir que Ro definitivamente no era un depresivo con tendencias suicidas ni estaba dentro de cualquier otro cuadro patológico que le quieran endilgar. Es muy triste y da mucha impotencia ver como el mal se alía para calumniar, degradar y destrozar a personas que han vivido y utilizado su inteligencia para ayudar a otros. Rodri desbordaba vida por sus poros, le sobraban sueños, ideas y proyectos. ¿Por qué cuesta tanto admitir que exista una persona así en esta época?.

Rodrigo era realmente como NINGUNO. Un individuo no individualista. Un joven comprometido con su generación. Un soñador de alma, con los pies bien puestos en la tierra. Siempre buscando autosuperarse, y en esa superación invitaba a otros a que también lo intentaran.   No he conocido persona en mi vida que haya leído la cantidad de libros que él leyó, animado por una profunda ansia de Verdad. Eso es lo que fue nuestro querido Roy: un sediento buscador de la Verdad. Y en pos de esta búsqueda incursionó en los más variados recovecos. Siempre con un corazón puro, sediento de justicia.

No había una sola vez cuando lo veía en que no me preguntara cómo estaba, en qué andaba, con un real interés. Si llegaba a contarle que tenía algún problema, la charla se redirigía hacia allí, con toda su atención dirigida a buscar la forma para salir de él, o verlo sin identificarse.

Yo lo conocí hace 5 años, cuando estaba en una profunda depresión, medicada con una psiquiatra y a punto de ser internada. En ese momento el fue el ÚNICO que apostó por mi y me dijo: “vos no estás loca, yo voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para ayudarte a salir de esto”. No puedo explicar cuánto significó para mi en aquel momento que alguien me mirara a los ojos y comprendiera lo que me sucedía, que no me viera como una “enfermita”, que me devolviera la esperanza en mi misma. Por primera vez no me sentí sola, por primera vez me mostró que la gente no es toda igual, que aún quedan personas con un corazón generoso, y eso no tiene precio. Algo que siempre me decía era que tuviera en claro que yo jamás le iba a deber nada, que él iba a darme una mano y luego iba a desaparecer de mi vida, yo no estaría en deuda. ¿Hay algún otro nombre con qué llamar a esto que no sea absoluta entrega y nobleza de corazón?.

Hoy te digo: ¡GRACIAS AMIGO!, siempre estarás en mi corazón.
Vani

26.
Una larga charla en la puerta de cierta librería. Me dejó la impresión de ser muy paciente, tolerante y abierto. Tenía el carisma de un líder y una bondad imposible de ocultar.
Buddhax
 
27.
Un pibe activo y siempre superándose. Tenia mas ganas de vivir que muchos que hoy lo increpan.
Desde vacaciones, mitines filosóficos, charlas de cafe, cenas… Lo más importante es que había encontrado una persona que veía el mundo de la misma manera que yo, y que tenia una óptica para cambiarlo igual que la mía. Todo lo que siempre trabajamos fue proactivamente dirigido siempre hacia todo el mundo.
Juan Ignacio 

28.
Una de las cosas que más me sorprendían de él era su GRAN predisposición y ganas de ayudar y dedicación para hacer que las cosas mejoren. Jamás lo vi resignado frente a la vida.
- Contanos una experiencia que hayas tenido con Roy.
No es una experiencia sino muchas. Me acuerdo que yo amaba escucharlo hablar en las reuniones del ningunismo o en cualquier oportunidad. Me transmitía esas ganas de hacer cosas, de cambiar, de moverme, de leer, de superarme, de ayudar, de cambiar el mundo . Era una apasionado y transmitía su pasión a través de las palabras. La palabra era su arma. Amaba vivir y amaba a los humanos y ayudarlos era su vocación. Bahh, que se yo! eso es lo que yo veía en él.
Victoria 

29.
Roy no era una persona depresiva. Siempre andaba buscando risas y el lado positivo de las cosas. De hecho cuando lo conocí, la depresiva era yo, y él fue quien me ayudó a hacer un click interno y seguir adelante. Como lo hizo con otras tantas personas.

Conocía a Roy desde el año 2003, y puedo asegurar que Roy amaba vivir. Gracias a él aprendí a vivir al máximo mi segundo a segundo, y a valorar lo mágico de estar vivo. Era una persona con muchos proyectos, y siempre miraba hacia adelante. Por todo lo que conocí de el, puedo decir que no entraba en sus opciones quitarse la vida. Roy fue una persona que desde el día en que lo conocí me hizo sentir su cariño.

Recuerdo que una vez, para ayudarme a salir de mi negatividad, me propuso que día a día escribiera las cosas buenas y malas que me pasaban, las cosas que cambiaban mi estado de ánimo, y que al finalizar la semana, las lea tranquila y vea que tan “negativos” habían sido mis días.  Así vi lo insignificantes que eran las cosas que me ponían mal, y cuantas las cosas buenas. En la balanza comenzó a pesar más lo bueno que lo malo. Y así como hizo esto, hizo incontables cosas más por ayudarme a ser feliz.
Natalia 
 
30.
¿Roy te parecía depresivo?
No. Por el contrario, me dio la impresión de ser muy emprendedor.
¿Te parece que se puede haber suicidado?
Parece más bien un acto de imprudencia que uno de suicido.
Hugo

31.
Hace mucho tiempo que no tenia trato con el, pero lo conocía a el y a su familia y en los mas mínimo creo que pensaría en suicidarse, amaba mucho a su madre y no creo que hubiese hecho algo que a ella la lastimara.

Experiencia… tantas, toda mi niñez, mi primeros pasos en la vida fueron al lado de él y de su familia, espléndidos todos.
Leandro

32.
No me parecía depresivo. Siempre que le preguntaba cómo estaba, o cómo la había pasado, me respondía que muy bien o que había tenido un lindo día. Una vez, le pregunté qué cosas le ponían contento, y me nombró muchas. Además, siempre tenía muchas cosas para hacer, era muy activo y tenía varios proyectos. La única vez que me dijo que había tenido un mal día, fue cuando tuvo una discusión en el trabajo, pero no me dio detalles ni parecía muy afectado.
Aimé

33.
Alguien depresivo no puede haber estudiado 2 carreras con los mejores promedios, ser profesor de la universidad, ser abanderado, saber sobre filosofía, componer música, ser tan creativo, salir con sus amigos, y sobre todo estar preocupado e investigando qué es lo que le pasa a la juventud que sí está depresiva, sin ganas de nada, que todo le da lo mismo.

Tenía muchas cosas más importantes para hacer que estar pensando en suicidarse. Amaba la Vida como nadie de nosotros. Amaba a la juventud y estaba ocupándose en buscar una solución para que los chicos de hoy salgan del letargo y el sin sentido que le dan a la Vida.

Yo soy amiga de la mamá de Roy. La tarde del 16/12/06 estaba hablando por teléfono con la ella y escuché cuando él se acercaba a ella con su voz “campanita”, vibrante, lleno de alegría que parecía un niñito, saludando a su mamá que se iba a pasear con sus amigos. El le dijo a su mamá “te amo”, como siempre acostumbraba hacerlo.
Vanesa

34.
- ¿Roy te parecía depresivo?
Para nada, era un tipo con una alegría y ganas de vivir constantes. Cualquier contratiempo que tenía lo veía como una nueva oportunidad para crecer y entender.

- ¿Te parece que se puede haber suicidado?
No. Si hay algo que Roy jamás haría sería atentar contra su vida, porque sabía que es el bien más preciado y sin el cual no se puede hacer nada. Recuerdo que muchas veces me habló de chicas a las que ayudaba en momentos de crisis y que cuando alguna de ellas le decían que existía en ellas las ganas de quitarse la vida, él siempre las “retaba” diciéndoles que hacer eso sería el error más grave que podrían cometer, porque ya nada podría cambiar.

- Contanos una experiencia que hayas tenido con Roy.
En este momento se me vienen 2 a la mente y a pesar de haberlo conocido durante 10 años las 2 experiencias que más recuerdo son de hace muy poco tiempo atrás. La primera que me viene a la memoria es cuando fuimos a Luján, en un viaje de ida y vuelta en un día porque yo no conocía la Basílica y había prometido conocerla. Recuerdo que luego de hacer el recorrido turístico obligado de la zona (el religioso, se podría decir) nos pusimos a caminar bordeando el río y caminamos a unos campings que estaban vacíos porque era día de semana. Recuerdo que sacamos muchas fotos del lugar, y de nosotros, y jugamos a filmar algunos videos con ese paisaje hermoso. Pero lo más lindo de la situación fue cuando nos pusimos a hablar de lo genial que sería vivir en un lugar así de tranquilo, lejos del ruido y del ajetreo de la ciudad, lejos del bombardeo de los medios de comunicación y de las publicidades clásicos de la Capital Federal.

El otro recuerdo que tengo más presente fue una de las últimas conversaciones que tuve con él cuando nos juntamos a que me explicara algo de una materia de la facultad y cuando me preguntó su clásico “¿alguna novedad?” le comenté un problema que estaba teniendo y que me estaba “comiendo la cabeza”.

Recuerdo que dejó de lado todo y me empezó a ayudar contandome su experiencia en el asunto y dándome una nueva visión de lo que para mi era un problemón, pero que con su ayuda fue más fácil de afrontar.

Hablamos un montón, me ayudó mucho lo que me dijo y se entregó de tal manera que al final había pasado mucho tiempo y ya no teníamos tiempo para el estudio. Pero no importó, él miró lo que tenía que explicarme y se puso a hacerlo hasta que yo entendiera.
Martín

35.
Conocí a Roy por el año 98. Desde el comienzo el y su mamá estuvieron muy cerca mió. Mi hermano menor estaba muy enfermo y ellos no solo me ayudaron a salir de la depresión sino que me mostraron otra parte de la realidad. Fueron los que estuvieron a mi lado hasta los últimos días de su vida. No hay palabras para agradecer lo que ellos hicieron por mí. Por eso me da tanta bronca e impotencia ver como lo desprestigiaron los medios luego de su muerte. Pocos comprendían lo que el realmente quería hacer por el mundo. Tal vez los que más llegaron a entenderlo creyeron que era una especie de Quijote, un hombre noble que se había equivocado de época al nacer. Pero por el contrario el estaba muy conciente de el mundo en el que vivía. Sabía mejor que muchos los males que lo acosan y por lo tanto luchaba en contra de ellos. Roy no era ni un loco lindo ni un depresivo empedernido, el era un guerrero de nuestros días que utilizaba las mismas armas que nuestros enemigos para combatir ese mal que nos caracteriza. La indiferencia. Sus palabras eran espadas de verdad ante nuestra ceguera de la desdicha y nuestra autocompasión inservible. Mientras uno se estaba regodeando en su desdicha y autoconvenciéndose de lo desgraciado que era por estar vivo, el se tomaba el tiempo y la dedicación para, si era necesario sacarlo a patadas, de ese estado patético de decadencia.

Uno de los recuerdos que tengo de él es haber estado reunidos en su habitación con Diego, él y yo hablando justamente de los problemas que amedrentaban a la sociedad y a la juventud. Nos planteábamos como era posible que nadie se diera cuenta de lo mal que estaba el mundo y nuestra sociedad. Peor aún si alguien se daba cuenta y no hacia nada para cambiarlo. Fue ahí que surgió la idea de crear lo que llamamos el “Proyecto Prometeo”. Nuestro lema era llevarle luz al mundo. Era un grupo que iba a trabajar en células de tres personas y cada uno de los integrantes de la misma iba a tener subordinada otra célula de tres personas y así sucesivamente. Cada uno iba a darle órdenes y misiones a la célula en cuestión y esta iba a reportarle a esa persona. Las misiones iban a ser discutidas y planteadas por los tres integrantes de las células. Este sistema era para evitar que se conozca el número real de personas que integraban el grupo y así protegerlos. Luego me distancie de Roy por motivos personales pero nunca deje de considerarlo un hermano del alma. Es lo que se llama un verdadero amigo, una de esas personas que te ayudan a ser.
Por lo que me entere posteriormente, el Proyecto Prometeo paso a convertirse en lo que el llamo R.I.O.T. y luego en el Ningunismo.
Gustavo

36.
Roy tenía mucha energía vital y era muy optimista.  Pensar en suicidio es una
inconsistencia.  El me mostró que ver la vida de un modo crudo no tiene porqué ir
acompañado de tristeza y desesperanza; sino que al contrario, se puede transitar eso
mismo desde una postura diferente; jovial y en vistas a transmutar toda esa potencia
mental y emocional en cosas buenas y productivas.  De algún modo u otro, fue una de
las piedras fundamentales que hicieron que hoy viva las cosas como las vivo y desde
donde las vivo.
Experiencias hay muchas, felices y otras no tanto, pero lo que queda profundamente
grabado en mí, es Agradecimiento; no solo a él en particular sino al mundo
espiritual que permitió que se den tales encuentros significativos. 
Como características remarco la vitalidad y la garra que ponía para todo proyecto,
fuese interno como externo, y el don de transmitir esa vitalidad a los demás. 
Para finalizar me gustaría agregar algo sobre Bob, al que conocí y quise mucho.
Quiero remarcar, por sobre todas las cosas su bondad y sus buenos sentimientos.  Era
una belleza de persona que hacía cada cosa con una dedicación muy linda.
Belen

37.
Conoci a Roy a traves de un foro que administraba tiempo atras, casi de casualidad. Quien diria que ese desconocido pasaria a convertirse en tan poco tiempo, en uno de mis amigos mas queridos. Amistad que escapa de lo que el mundo llama de esa manera. Amistad que no se limita a las “salidas divertidas” sino que intenta que la otra persona crezca y sea cada dia un poco mejor. De ahi todas nuestras pequeñas discuciones que hoy en dia recuerdo con añoranza.
Es ilogico que alguien haya podido siquiera pensar que podria haber atentado contra si mismo. Lleno de vida y de proyectos, estaba siempre esperando aprender algo y crecer un poco mas, para ver de que manera ayudaba a cualquiera que estuviera confundido o en problemas.
Esa fue la enseñanza mas grande que puedo rescatar: A pesar de que el mundo diga lo contrario, los demas existen, el mundo no se termina en nosotros mismos; y ese otro puede necesitar algo que nosotros estamos en condiciones de brindarle. ¿Porque no hacerlo, sin esperar absolutamente nada a cambio?
Me lo enseño de la mejor manera posible, de la que no se borra ni se puede discutir: Con el ejemplo. Y ese ejemplo se multiplico el dia que fueron a despedirse de el, muchas de esas personas que lo habian conocido y que él habia ayudado. Desconocidos para todos nostros, ya que no publicaba lo que hacia, sino que daba una mano en total silencio.
A todos los que lo criticaron sin siquiera conocerlo, mi mas profunda lastima. Ojala algun dia, tengan la oportunidad de conocer personas como el, en un mundo que esta cada dia mas lleno de egoismo.
El resto, me lo reservo para mi mismo y para nuestros amigos en comun. Son cosas imposibles de transmitir en palabras, pero que permaneceran para siempre en nuestros corazones.
Haria falta otro sitio completo para hablar tambien de Alberto(Bob). Espero que en algun momento, con autorizacion de sus padres podamos hacerlo. Me limito a decir que tengo el ORGULLO de poder considerarlo entre mis amigos.

Para todos los que opinan sin haber conocido: Les recomiento mirar un poco hacia adentro, en lugar de concentrarse tanto en el afuera.
Para Alberto y para Roy, simplemente una frase: “Vuelen un poco mas alto, amigos mios”
Martin

3 Responses to “Perfil de Roy”

  1. Solo quiero agregar unas pocas palabras sobre Bob: Desde la trágica muerte de ambos poco se dijo de él. También era una buena persona, y por mucho, muy interesante. Sin desmerecer la imagén de Roy creo que también estaría bueno que pongan algo, chiquito al menos, sobre la vida y los proyectos que Bob tuvo en vida.

  2. Estimado:
    Estamos totalmente de acuerdo en lo que planteas en los comentarios. Te cuento que estamos trabajando para recuperar tambien el sitio que Bob habia desarrollado, en donde mostraba su arte, sus proyectos y plasmaba sus ideas (www.desperdigar.com.ar).
    En breve y luego de solicitar el permiso a sus padres para hacerlo,volveremos a poner operativa la pagina que él creo, con algunos agregados nuestros (fotos y demas) como homenaje.
    Cualquier sugerencia que tengas, o si contas con material de Bob que consideras que podría subirse, no dudes en hacernoslo llegar.

    Un abrazo,
    Hexa

  3. mira vos!

    q garron!

    lo vi desde uruguay en mis vacas! pero nunca pensé que seria el mismoo roy uno de los que falleció

    me apena mucho yo lo tenia en el mail y hablavamos!

    pero nunca lo llegue a conocer mas que por sus tesis!!!

    una pena


Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: