Actos Insurrectos (VI)

Se supone que debo escribir sobre la revuelta, la insurrección y temas similares. ¿Qué sabemos vos y yo acerca del tema? Nada… o todo. ¿Cuándo se llega quebrar las cadenas de nuestra mente? Tal vez nunca. Pero la insurrección consiste justamente en no bajar la cabeza nunca y seguir intentándolo. Hay a continuación una lista de ejemplos de actos Ningunistas. Estos son sólo algunos, es tu jugada la que vale y para que tenga un valor trascendental debe salir de dentro tuyo, debe ser el virus de la proactividad mismo. Si tu vida está desarrollada de una forma tal que tengas acceso a suficiente tiempo de ocio entonces el mejor lugar para ser un insurrecto es el la calle de tu ciudad. Las venas del monstruo, deben ser contaminadas con el virus.

Ejemplos de Ningunismo urbano:

Levántate de esa silla; sal y vístete con tus mejores ropas. Recorre la ciudad en busca de una aventura, esconde ajos podridos en edificios corporativos, así los vampiros del sistema sufren taquicardia, crea una flor en origami y regala a una niña que te pida dinero, deja leyendas que gatillen pensamientos a lo largo de tu paseo, remodela el ámbito de acuerdo a tu necesidad de belleza interna. Rompe la estructura y desafía los límites de tu condicionamiento interno. Escribe con al mano izquierda si sos derecho, o viceversa en caso contrario, ejercita tu atención poniendo originales consignas nacidas de tu rutina, por ejemplo, antes de sentarte, puedes chasquear los dedos, cada vez que falles al día siguiente lo vuelves a intentar hasta que lo domines. Permítete convulsionar todo tu ser con un tema de música que tu tribu reprobaría, reparte volantes, panfletos y propaganda en nombre del CAMBIO INTERNO. Recuérdate a ti mismo y como era tu infancia y como a pesar de todo el dolor siempre se podía encontrar ese rincón en el patio donde desobedecer a los mayores y vivir la aventura de SER. Escribe una carta a tu jefe y explícale por qué es infeliz. Regálale un juguete en acompañamiento. No firmes, ni busques la aprobación de otros, hazlo sólo por el hecho de que algún día, incluso TU JEFE puede sonreír. Interactúa con desconocidos como si fueran tus mas allegados, y con tu circulo de amigos y familia, velos como si fuera la primera vez en tu vida y redescúbrelos. Tomate un tren hacia la nada y déjate perder, vuelve buscando similitudes entre tu experiencia y algún viaje de la mitología griega. Vuelve a lugares importantes para tu historia, como el primer árbol bajo el cual te dieron un beso, y pon una placa conmemorativa, en agradecimiento. Entra a una librería, busca el primer libro que te atraiga la atención y fijate qué dice para vos en la pagina 222. Escríbela, y regálasela al primer ciego que veas, él de seguro tendrá interés en saber el contenido del papel. Atrévete a no mentirte por un día. Atrévete a ser naive. ¿Te da miedo salir de tu casa?, ¿esa cárcel de cuatro paredes es tu santuario contra la posibilidad de ser un individuo funcional? Si lo que te ata a la almohada de la vida cotidiana es el trabajo de 8 a 17 o mas común aún de 8 a 20, aun tienes posibilidades de alzar tu cabeza incluso ahí.

Ejemplos de Ningunismo laboral:

Elige algún lema que sientas afín a tu pensar o sentir y hacelo público. Nunca lo interpretes ni dejes que otro lo haga. Por ejemplo puedes elegir alguna de estas opciones: / Vivo el cosmopolitismo del desarraigo / La paranoia es un estimulante naturista / ¿Estos son tus verdaderos deseos? / Mi karma corre sobre tu dogma / Los gnomos la pasan mejor / ¿Por qué diablos sonríe el verdugo? / No ajuste su mente… es la realidad la que tiene el desperfecto / etc. Una vez creado o plagiado el lema, sin importar la calidad y el medio usado publicitá y esparce el virus mental que creaste. Distribuíla por doquier. Por ejemplo, la última consigna, es ideal para enviar un memo a toda la oficina. Si sos repartidor de algo, escribí la frase en lugares poco visibles, para que el mensaje entre en la casa de otros como la TV lo hace. Crea una canción y usa tu frase de mantra/estribillo. Usa remeras con el lema estampado, anotala en tu tarjeta ejecutiva. Pegala sobre la foto de tu suegra. Úsala como un antibiótico para la sobredosis de ilusión que ingerís por día. Si sos un hombre de corporación y tu habitat es la corbata y los cubos de oficina; salí y graffitea tu frase en tu hora del almuerzo. Recomendá este sitio a gente que no conozcas por la calle y se vean al borde del quiebre nervioso. Creá con tu ilógica frase un enigma que atraiga la atención de los otros y cuando eso suceda cambia de frase, o deja de hacer este ejercicio.

   Roy KhalidbahN

No Responses to “Actos Insurrectos (VI)”

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: